News
Loading...

Avance: Tienes que contarlo - José Sanclemente

¿Quién puede querer matar al mensajero por ser portador de una mala noticia? "Buenos días, lo que les voy a contar es una historia real aunque les pueda parecer de ficción..." Así acaba Tienes que contarlo... contándolo. Lo que cuenta José Sanclemente es una historia de poder. Ya se ha dicho: la información es poder. Por eso esta novela está protagonizada por periodistas, policías y políticos. A todos ellos les mueve el deseo de acumular información, es decir, de acumular poder. Periodistas y policías; empresarios de medios y políticos; soldados los primeros de los segundos; unos y otros cruzan sus destinos y sus intereses en una trepidante novela con un crimen de fondo. ¿Quién puede querer matar a un periodista, aunque éste sea el más respetado y mejor informado del diario? ¿Quién puede querer matar a un periodista solo por ser mensajero de malas noticias? LEER MÁS

Los protagonistas

Por Tienes que contarlo, la primera novela de José Sanclemente, desfilan un periódico mortecino, una joven periodista de raza que aún ama su oficio, un policía que intenta trabajar sin pensar en complacer a los políticos, el dueño de un grupo de comunicación a quien el periodismo jamás le ha importado, un director de periódico que no sabría hacer otra cosa en su vida, un detective privado "de los de verdad", un hombre y una mujer que venden su agencia de publicidad intentando que con ello su matrimonio no se les marche por el desagüe, el 15-M... y la CIA.

Cómo funciona el negocio

Los medios de comunicación son el cuarto poder, dicen los clásicos. Y sin embargo el ciudadano no sabe bien cómo trabajan los medios. Pocas novelas nos lo cuentan, y menos aún, pocas nos relatan cómo funcionan HOY los medios. Esta novela lo hace. Y es que Sanclemente sabe de lo que habla. Ha trabajado en los despachos de algunos de los grupos de comunicación más importantes de este país.

De modo que esta novela describe a la perfección cómo trabaja un periodista, qué estrecha relación les vincula a veces con la policía, qué humor se gasta el director de un medio, cómo el político de turno presiona para cambiar el signo de una noticia, cómo un periodista puede venderse por un viaje a los fiordos noruegos (y hablar bien de un todoterreno) y por tanto cómo hay que vendérselo, que la publicidad vende emociones o que internet y las redes sociales lo están (lo han) cambiando todo. Tienes que contarlo nos explica que, efectivamente, la información es poder y que toda información se puede comprar y vender. La información hoy se convierte en dinero. Algunos se han convertido en expertos en vender información o acaso una mercancía que se le parece. Siempre hay alguien dispuesto a comprarla... para volver a venderla con forma de noticia o no. ¿Pueden algunos ir más allá y cometer un asesinato por dar una noticia o por pararla? La novela de Sanclemente cuenta esa historia.

¿Y la verdad?

Si todos son intereses, corruptelas, negocios y ambiciones, ¿dónde queda la noticia? ¿Dónde la verdad? Leire Castelló y Julián Ortega, los protagonistas de Tienes que contarlo, lo sufren en sus carnes. Ese es su dilema. "La pura verdad o no existe o no es creíble. No es objetiva. Es irreal." Ella, intentando contar la verdad en un periódico que se cae a pedazos; él, esforzándose en descubrir al autor de dos crímenes sin disgustar demasiado a los políticos de arriba. "Todo es susceptible de modificarse, incluso, a veces, el paso de las horas modifica las percepciones más concluyentes."

La crisis, de fondo

Tienes que contarlo es una novela escrita en plena crisis y que habla de la crisis; de la económica y más estrictamente de la que vive el periodismo. Todo el negocio está patas arriba. "Sí, todo el mundo está en crisis, pero nosotros, los medios de comunicación, estamos al final de un modelo." Como en El Universal de la novela, los medios saben que un modelo de negocio se acaba y aún no saben cómo va a funcionar el modelo que llega. Internet sí, pero cómo. "A casi todos los que escriben en mi periódico los puede leer gratis sin necesidad de acudir al kiosco... Así están las cosas: estamos regalando el poco o mucho valor que tienen las informaciones." Sanclemente nos habla con conocimiento de causa de la desidia actual de muchos viejos periodistas, del desconocimiento de otros que mandan la nave, de la nostalgia de los tiempos en que el periodismo duraba y parecía "más cierto", de la falta de raza, de la tiranía de internet... y de cómo esa tiranía se llevará por delante un modo de concebir el periodismo.

La ola que ya está aquí

Tras la trepidante historia de Tienes que contarlo, José Sanclemente nos habla de la irrupción en los medios y en la publicidad de internet y las redes sociales. Como elefante en cacharrería se lo han llevado todo por delante. "El 90% de los contenidos de las redes sociales lo producen el 10% de sus miembros... Nosotros nos dedicamos a ser uno de esos del 10% que quieren influir. No hay nada malo en ello. ¿O es que los periodistas no buscan lo mismo cuando publican en un diario?" La novedad, como narra Tienes que contarlo, está en que internet permite un presente permanente en lo informativo y un seguimiento y conocimiento de los usuarios y los lectores que puede resultar tentador para poderes con pocos escrúpulos. ¿Vivimos vigilados, más que nunca? ¿Pueden los medios colaborar con oscuros poderes para secuestrar nuestra libertad? "Hoy puede ser más creíble para la gente un rumor en la red bien estructurado y dirigido que una doble página a todo color en un diario".Claro, que si hay una institución que suma desde hace décadas poder y tecnología esa es la CIA. La agencia de inteligencia de los EE UU tiene un importante papel en esta intriga. En eso Sanclemente no ha tenido que imaginar mucho; se ha limitado a reproducir la realidad de In-Q-Tel, la entidad de capital riesgo que mantiene a la CIA equipada con lo último en tecnología de la información.

Escrito en la cara

Tecnología, investigación, compras, ventas, chantajes y hasta crímenes por saber, por conocer, por acumular poder, por saber quién es quien... y al final resulta que llevamos en la cara el anuncio de quién somos y qué queremos. Es acaso la pequeña burla que Sanclemente se permite, nos permite, en Tienes que contarlo, al introducir en la novela a Hernán Saray, un morfopsicólogo que vive de eso, de leer rostros, de analizar rasgos faciales. Hasta la policía es su cliente.

La historia

El asesinato del periodista Belarmino Suárez, Krugman, varios años corresponsal en Nueva York y el profesional más influyente del diario El Universal, —perteneciente al mayor grupo de comunicación español—, es investigado por el inspector Julián Ortega, un policía enemigo de los métodos que emplea la policía científica. El inspector se verá presionado por el propietario del grupo de comunicación y por el Gobierno, que está a pocos meses de las elecciones. La periodista Leire Castelló, redactora de sucesos de El Universal, una mujer intuitiva y decidida, se meterá en el ojo del huracán de la investigación de la muerte de Krugman, poniendo su vida en peligro. Trabajará en el caso con las limitaciones que tiene un diario en crisis y en plena restructuración de plantilla, un ambiente enrarecido donde reina el desánimo y en el que el director hace esfuerzos baldíos por recuperar a sus lectores mientras que el editor muestra poco interés por el periódico. El inspector Ortega y Leire Castelló acabarán colaborando para descubrir qué se esconde detrás del asesinato de un reputado periodista de investigación y que intentan ocultar aquellos que decidieron silenciarlo para siempre.

Algunas frases

"Hay veces en que la línea de la culpabilidad o de la inocencia está despintada, como en un campo de fútbol de tercera regional. Los polis jugamos en esa división casi siempre."
"La pura verdad o no existe o no es creíble. No es objetiva. Es irreal."
"Todo es susceptible de modificarse, incluso, a veces, el paso de las horas modifica las percepciones más concluyentes."
"Era como si el papel tuviera que resistir la actualización, al minuto, de internet, con unos trucos que se le antojaban grotescos, muy caros e ineficaces."
"Ya no hay editores como los de antes: ahora solo buscan rodearse de financieros y especialistas en reestructurar empresa. Los periodistas somos una carga para ellos y el periodismo es una palabra que han borrado de su diccionario."
"El futuro de los periódicos se lo están cargando ellos (propietarios de medios) más rápido que las nuevas tecnologías."
"El barco se hunde y los capitanes son los que lo están saboteando."
"No es solo por la crisis que vivimos; el consumo y todo eso por los suelos. Es que están perdiendo la fe en la publicidad de los diarios tal y como estaba pautada hasta la fecha."
"A casi todos los que escriben en mi periódico los puede leer gratis sin necesidad de acudir al kiosco... Así están las cosas: estamos regalando el poco o mucho valor que tienen las informaciones."
"Algunas páginas de medios de la derecha, como Extraeconomía y Alarma Digital, empezaban a destilar críticas contra el periodista, al que consideraban un colaborador del gobierno socialista."
"Sí, todo el mundo está en crisis, pero nosotros, los medios de comunicación, estamos al final de un modelo."
"El 90% de inútiles que tengo en las redacciones se escudan en que la gente está dejando el papel por internet... ¿No será que no saben hacer el periodismo que querrían los lectores? Se han quedado anticuados. ¡Están muertos!"
"Hoy puede ser más creíble para la gente un rumor en la red bien estructurado y dirigido que una doble página a todo color en un diario."
"Leire no podía entender cómo se avasallaba al lector con una información que cada vez le resultaba menos interesante."
"Lo que empieza a cobrar otra dimensión es grabar el futuro, predecirlo y anticiparse a lo que está por venir."
"Lo sabemos todo acerca de ellos. Quiénes son, qué piensan, dónde trabajan, qué estudian, qué actividades desarrollan, cuáles son sus gustos... todo lo que se pueda imaginar."

El autor

José Sanclemente nació en Barcelona. Es economista y experto en medios de comunicación. Ha sido consejero delegado del Grupo Zeta y consejero de Antena 3 TV, presidente de la Asociación de Editores de Diarios Españoles, promotor y fundador del diario ADN y consejero de la Casa Editorial El Tiempo de Bogotá. En la actualidad se dedica a la asesoría de empresas periodísticas. Es miembro del comité asesor del Grupo La Información, entre otros. Vive en Alella (Barcelona) y pasa temporadas en Nueva York. Tienes que contarlo es su primera novela.

sanclementejose.blogspot.com

Título: Tienes que contarlo| Autor: José Sanclemente | Editorial: Roca | Páginas: 258 | Precio : 15€ |
Share on Google Plus

About Pepe Rodríguez

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment