News
Loading...

Mantícora - Robertson Davies

La Mantícora es un animal mitológico, mezcla de león, cabeza de hombre y cola en forma de aguijón, que clava a sus víctimas antes de devorarlas. En esta historia será el símbolo de las distintas facetas del protagonista, David Staunton, y servirá para desplegar la historia personal de la familia Staunton, y los lazos que les unen con los demás protagonistas de la Trilogía, que definen, entre todos, el universo de Deptford. LEER MÁS

Segunda parte de la Trilogía de Deptford, en ella desarrolla el autor un subyugador recorrido hacia atrás en la vida de David y de su padre, el gran Boy Saunton, a partir, justamente del hecho de su muerte accidental en circunstancias no aclaradas. La vida de hijo de padre famoso no es fácil, como tampoco lo es la vida de la esposa que no está a la altura de un hombre con grandes aspiraciones. En la familia Staunton hay muchos secretos, que el tiempo y las circunstancias van desvelando, aunque algunos aún se mantengan en la penumbra. Uno de ellos es la relación de Dunstan Ramsay con los Staunton. Ramsay es el personaje en que se centra El quinto en discordia, la primera parte de la Trilogía, y será el narrador de la tercera. Fue compañero en juventud de Boy Staunton, así como de Paul Dempster, que resurge al final del libro transmutado en el mago Magnus Eisengrim. Tríada de personajes sobre la que gira la Trilogía, y que es la excusa para volver al mundo que conoció y reflexionar sobre conceptos universales del alma humana.

El autor usa el método del psicoanálisis jungiano ―Davies era un gran admirador de la obra de Jung― para la construcción de esta novela, dándole una profundidad inmensa y proponiéndonos continuos juegos de imaginación, como esos que en el tablero de ajedrez memoriza el profesor Pargetter o la complicada partida múltiple de Liesl en su dorado refugio alpino. Usa, asimismo, una composición con forma de sesión psicoanalítica: la doctora Johanna, a la que recurre David tras un fuerte desequilibrio mental una vez fallecido el padre, le lleva por el sendero que descubre los demonios internos: la Sombra, el Amigo, el Ánima y la Persona. Conceptos jungianos, absolutamente teatrales, obviamente usados por el autor, que tanto convivió con el teatro como actor primero y director, después.

En dos ocasiones el autor saca a relucir una cita de Ibsen: «Vivir es luchar contra los trasgos y escribir es juzgarse a uno mismo». David, llegado a un punto de inflexión en la vida, debe aprender a conocerse a sí mismo y a reconocer las luces y las sombras de su existencia. Las relaciones con el padre, el poderoso Boy Staunton; la débil y sufriente madre; Denyse, la insoportable madrastra; la omnipresente Netty, el ama de llaves; los distintos padres pedagógicos: Pargetter en Oxford, Knopwood en Toronto, y Ramsay, al que cree su padre físico; el conjunto de esos y otros recuerdos conforma la narración. Escribiendo notas para la doctora Johanna al modo de guión teatral, y respondiendo a las preguntas de la analista, va extrayendo de las profundidades una colección de recuerdos, sueños, ideas, de las que el autor se vale para mostrarnos la complejidad del alma humana.

El binomio racionalidad/sentimiento, (sentido y sensibilidad, que diría Jane Austen) muestra las carencias que sufre el abogado Staunton, un león en los juzgados, pero un hombre que no conoce el sentimiento, acostumbrado a dirigir su vida por el recto pero frío camino de la absoluta racionalidad, ignorante de los misterios que genera la emoción y el sentimiento ―de ahí la manifiesta incapacidad de comprender a las mujeres―, hasta que baja a la caverna con Liesl, simbólica bajada a los infiernos, donde llega a sentir terror, imagen, a su vez, del renacer, el retorno a la luz. La novela está plagada de estos símbolos, que darían para múltiples lecturas, subtextos, sugerentes y atractivos para demorarse en ellos. La figura del Oso, representación ancestral del Canadá, y que aquí sugiere la figura del Amigo, no deja de tener su importancia.

Hay muchos detalles que unen esta novela con la que le precede, pero uno muy importante, es la piedra que aparece en la boca del padre cuando lo rescatan del fondo del agua, y que nos recuerda el Rosebud del Kane wellesiano. La piedra que Ramsay reconoce y guarda inmediatamente, y que enseña a David al final de la novela. Piedra con una historia personal, que se remonta a la madre de Dempster y al nacimiento de Paul allá en el viejo Deptford. Después de repasar ―a lo largo de la novela― toda su vida, guiado por las preguntas de la doctora, David reflexiona y debe decidir. La parte final, el reencuentro con Ramsay y Eisengrim en la mansión gótica de Sorgenfrei, una suerte de Sans Soucci alpino, pone el broche que cierra la narración, y abre la puerta a la tercera y última parte de la Trilogía, El mundo de los prodigios.

Ariodante

FICHA DEL LIBRO

Título: Mantícora | Autor: Robertson Davies | Editorial: Asteroide | Traducción: Concha Cardeñoso | Páginas 367| Precio 18,95€ | Reseñado por Ariodante
Share on Google Plus

About Pepe Rodríguez

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment