News
Loading...

La juguetería errante - Edmund Crispin

Esta es una comedia policíaca al estilo clásico británico. El largo sedimento de Conan Doyle, Chesterton, incluso Agatha Christie, da como resultado a Edmund Crispin, en realidad seudónimo de Robert Bruce Montgomery (1921-1978), escritor y compositor británico, autor de nueve novelas y dos colecciones de cuentos protagonizados por el detective de facto Gervase Fen. Como él, el autor estudió en Oxford, lo cual deja una marca indeleble en sus graduados. El crítico Anthony Boucher sugirió una mezcla de John Dickson Carr, Michael Innes, M.R. James,… y los hermanos Marx, para dar como resultado las novelas de Crispin. Típico producto de Oxford, Crispin/Montgomery coincidió en sus años universitarios con el escritor Kingsley Amis, con el que compartía afición por las historias de detectives. Además de escribir, nuestro autor compuso la banda sonora de casi cincuenta películas. Lector de Michael Innes, tomó tanto su seudónimo como el nombre de su personaje, del protagonista de una de las novelas de Innes, llamado Gervase Crispin. LEER MÁS

La juguetería errante (1946), es su tercera novela, y la primera del autor traducida en España. Con gran éxito en Inglaterra, cuyo clima social y moradores describe con gran fidelidad y a la vez con un humor absolutamente británico. El protagonista, Gervase Fen, es un estrambótico profesor de literatura inglesa en Oxford, que se desplaza a bordo de Lily Christine, un descapotable rojo que suele acabar incrustado en alguna parte; Mr. Fen tiene debilidad por descubrir asesinatos y meterse en líos. Es acompañado de Richard Cadogan, una suerte de Dr. Watson, un torpe amigo poeta que sólo piensa en vaguedades y en comer –lo que los británicos llaman comer- que casualmente viene a recalar en Oxford en horario intempestivo y escenario absolutamente inadecuado: el lugar de un crimen. A partir de ahí, la narración se desarrolla de modo desternillante y disparatado, persiguiendo y siendo perseguidos a la vez, creando una confusión que a veces hace difícil seguirles el ritmo.

Tanto el cadáver como el local –una juguetería- donde ocurre el asesinato desaparecen, lo que ocasiona no pocos problemas a los dos protagonistas y causa hilaridad en la policía, que les toma por chiflados –y tampoco anda descaminada. Los dos amateurs tratan de resolver el “caso”, encontrándose cada vez más complicaciones puesto que hay no sólo uno sino bastantes personajes implicados en el caso, todo a la manera británica, es decir: el absurdo más irracional. Un abogado poco escrupuloso, una serie de personajes de dudosa moral, una chica asustada, dos matones…. Muchos posibles asesinos, un cadáver desaparecido, la policía al margen del caso, y dos detectives aficionados, el listo y el torpe, con necesidad de tomar el té constantemente. Juegos de palabras y poemas, todo deslizándose a velocidad de vértigo.

La novela, como digo, está dentro de los patrones clásicos, resulta entretenida y con algunos momentos francamente delirantes, como la enloquecida persecución por Woodsock road, digna del mejor cine mudo. La escena final en el tiovivo nos trae un fuerte eco de una parecida escena, esta con tinte dramático, en la novela de Patricia Highsmith Extraños en un tren (1950), lo que podría sugerir que la Highsmith leyó a Crispin antes de escribir su novela.

El modo de resolver los casos del excéntrico profesor Fen no es el uso de la razón deductiva como lo haría un Holmes, sino la intuición absolutamente inesperada, por lo que no podemos imaginarnos en ningún momento lo que puede ocurrir después. Es decir, que tenemos aquí ecos de Wodehouse, Jerome.K.Jerome, Stella Gibbons, Agatha Christie, por nombrar a algunos que nos harán ver que el toque Crispin no es tanto la seriedad de una novela negra ni la de un puro y racional Holmes, sino esa chispa que los británicos dominan tan bien como es mirar la vida con la aparente superficialidad del humor. Me viene a la mente la película The Ladykillers, (A. McKendrick, 1955) que se tradujo en España como El quinteto de la muerte y que representa una comedia policíaca divertidísima. Pues bien, es ése el estilo en que enmarcaría a Crispin.
Presentada impecablemente por la editorial Impedimenta, como ya nos tiene acostumbrados, y una muy correcta traducción de J.C. Vales, auguramos más títulos de este autor para futuras ediciones.

Ariodante

FICHA DEL LIBRO

Título: La juguetería errante | Autor: Edmund Crispin | Traducción: José C. Vales | Editorial: Impedimenta | Páginas: 320 | Precio : 20,20€ | Reseñado por: Ariodante |
Share on Google Plus

About Pepe Rodríguez

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Pues como se la mitad de ingenioso que los de Terry Pratcher ya merece claramente mi atención.

ines diaz dijo...

Me parece que me lo voy a regalar en Reyes!!