News
Loading...

En busca de April - Benjamin Black

Dr. Jekill John Banville o Mr. Hyde Benjamin Black, dos estilos, dos temáticas, un sólo escritor el genial irlandés considerado uno de los mejores autores vivos y candidato -perpetuo- al Nobel. Aprovechamos su paso por Getafe Negro para reseñar su última obra y comentar algunos detalles de su exposición.

Dublín, años cincuenta, el continuo mal tiempo, la posguerra y la represión por parte de la Iglesia Católica propician un ambiente sórdido de prostitución, abortos, sexo y crímenes en los cuales el patólogo forense Quirke se ve envuelto lateralmente. Con una vida familiar convulsa, enredado en la bebida, padre de una hija con trato tenso y asqueado por la hipocresía y mojigatería de una sociedad demasiado reprimida este hombre incapaz de ordenar su propia vida usa su curiosidad para resolver algunos crímenes cercanos. Benjamin Black une la novela policíaca clásica con la prosa literaria de Banville para crear un producto intermedio pero diferente de ambos. LEER MÁS

John Banville ha permitido a su pseudónimo escribir aquello que el mismo no podía ni quería hacer. Ponerse delante del ordenador a escribir, avanzar páginas en un día, no intentar atrapar durante horas la palabra exacta son cosas que Banville no puede permitirse en sus obras pero que Black sí. ¿Quiere decir esto que Black es un subproducto de Banville, que Banville piensa y Black mira? No exactamente, el autor nos dice: “los escritos de Banville están guiados por sueños y reflexiones mientras los de Black lo están por los argumentos, los personajes y la acción”. Diferentes guías, diferentes resultados.
Pese a todo confesó no estar muy seguro de lo que hacía ya que “la edad trae más confusión que sabiduría”.

En busca de April plantea la desaparición de una chica, April, ligera de cascos pero a la vez doctora de un hospital, amiga de la hija de Quirke y sobrina de un ministro. Los argumentos y la escenificación han sido extraídos de la infancia del autor en la cual excava para hallar el material necesario. La educación católica de aquel tiempo y su presión social percibida en la niñez se plasman en su obra.

Quirke cuenta con dos contrapuntos en su investigación, su cuñado Malachy un obstetra que le hace de Watson, y el inspector Hackett, brazo armado de la ley que colabora haciendo el trabajo ‘oficial’. El resultado según el escritor irlandés “es que Quirke podría ser cualquiera de nosotros puesto que con curiosidad y decisión” podríamos averiguar cosas que nos llaman la atención hasta el final.

En las obras de Quirke abundan las descripciones, tanto físicas como locales, incluso los automóviles, los bares y los apartamentos forman parte del escenario. “La trama no importa, si no que los gestos y forma de actuar de los personajes muestran la vida como realmente es”. Una de las diferencias con otros autores de novela negra es el tratamiento de la víctima, abandonada después de muerta por muchos de ellos y verdadera protagonista en los casos de Quirke. El conocimiento que obtenemos de ella parte de quienes la trataron, dándonos diferentes imágenes subjetivas para crear un conjunto unificado.

En cualquier caso Black no quisiera ni tener víctimas, “la novela negra perfecta es aquella en la que al final no se ha cometido ningún delito”.

En busca de April nos lleva a un mundo donde las mujeres son denostadas por el simple hecho de serlos, donde la presión social es muy grande y donde la bebida o el crimen se ven como únicas salidas.

No se pierdan a Mr. Hyde Benjamin Black, el lado oscuro de John Banville.

Pepe Rodríguez

FICHA DEL LIBRO

Título: En busca de April | Autor: Benjamin Black | Editorial: Alfaguara| Páginas: 344 | Precio: 19,50€|
Share on Google Plus

About Pepe Rodríguez

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios :

constantino mpolás andreadis dijo...

COPÉRNICO
intercambiaron miradas
miradas con sombrero y sin asombro
de tahúr
sus herrumbrosas lanzas

la inocencia
también tiene sus peros y sus pelos
sus iglesias marcadas
sus costurones o sonrisas

postales amarillas
como manifiestos o dientes
con frailes voladores
y entrecejos perdidos

trebejos o trabajos
sin estela
como lenguas que lamen
un sexo o su memoria

esos últimos penúltimos destellos
cuando entonces
cuando acaso es ahora
la chusma

el fondo de la olla
lo que en ella tampoco
se cocinara tanto
pero este después o esta retórica

como si góngora
esas andalucías
los que nos lastimaron
con sus luces







y si hicieron posible
a un lezama
si no fuera por borges
qué sería

y ahora leo a banville
recién ahora
y es como si la rosa
continuara

el desigual jiménez
fuera modelo y coro
y acaso apollinaire
ni siquiera importara

disculpen la molestia
y la atención pedida
yo no soy un profeta
sino un lector

y a punto de fracasos
y a punta de mañanas
si escribo este poema
es por qué no

constantino mpolás andreadis
LITERATURACONSTANTINO.BLOGSPOT.COM