News
Loading...

Zumbido - Juan Sebastián Cárdenas

Cuando el responsable de prensa de 451 editores, Borja Segovia, me recomendó la lectura de Zumbido la acompañó de un aviso: “es una novela buena pero extraña” me dijo. Viniendo de dicha editorial ese ‘aviso’ se convierte en una promesa de algo más que normalmente fructifica adecuadamente. Después de leerla he de recomponer la frase del bueno de Borja: Zumbido es una novela extrañamente buena. Y digo esto en sus dos acepciones, a saber, que es extraño encontrar novelas buenas (novedades) y que sus bondades resultan extrañas. (leer más)

Zumbido es un cuento onírico y nihilista, una huida hacia adelante que prescinde incluso del detonante de la misma. Sí, es cierto, el anónimo protagonista recibe en el hospital la noticia de la muerte de su hermana, pero la huida no guarda casi ninguna relación con ese hecho salvo el ser el punto de partida. A partir de ahí ‘él’ y la mujer que le abraza obscenamente para consolarlo en el hospital inician una novela de carretera sin propósito por una ciudad sudamericana que finalizará 24 horas después.

Un motel, un perro y unos personajes añadidos, el albino, la gordita punky y el pastor completarán el cuadro. Una secta, unas cintas de cassette, la santa correspondiente y el zumbido del magnetófono, el zumbido de la carretera y el zumbido de las fábricas serán los secundarios.

Sin haber sabido previamente que Cárdenas usó un programa informático para elegir aleatoriamente los tiempos de cada porción de la novela cualquier lector se daría cuenta de que al ‘tempo’ de la misma le pasa algo. Si Cárdenas se hubiera hecho el loco callándose lo del programa no faltaría quien le tachara de genio del muelle, de alargar hasta la laxitud escenas y descripciones intrascendentes mientras las importantes sólo relampaguean en un par de líneas. Sabiéndolo de antemano uno se fija en el artificio y lo encuentra como ¿una impostura? ¿una genialidad? ¿una chorrada innecesaria?

Ese programa podría haber sido un hombre, quizás el editor quien como en el caso de Carver alteró notablemente la medida del tiempo en sus cuentos. Hoy se discute si Lish era un ángel o un diablo. En el caso de Cárdenas la cuestión va más allá. No se trata de cercenar lo escrito sino de acomodarlo a lo que el programa o el editor o la función random de cualquier procesador dice que debe hacerse. Obediencia ciega y sin sentido.

El resultado me parece aceptable e interesante partiendo de la base de que sin esos trucos tampoco sería malo. La historia de Zumbido captura la imaginación, la pervierte, la vampirea (neologismo) y la arrastra con sus protagonistas a una espiral de sinsentidos de la es difícil abstraerse. Acudimos drogados al final de cada capítulo deseando más, con ansías de saber y de experimentar. Somos incapaces de vislumbrar lo que acontecerá dos páginas más allá. Acompaña a esto el depurado estilo del colombiano fluido, con buen uso del vocabulario, capaz de jugar con la intriga sin efectismos e incapaz de saturarnos con personajes, nombres o tiempos para despistarnos. Permanecemos centrados en la fila uno y sin parpadear mientras la cinta corre hasta el final.

No esperan novela experimental. Todo es más sencillo. Sin embargo es especial: brilla, zumba.

Pepe Rodríguez

SINOPSIS

Tras recibir la noticia de la muerte de su hermana, un hombre comienza una huida que lo lleva del centro congestionado de una ciudad latinoamericana a sus arrabales, por cuyo dominio pelea la selva. Todo en el viaje de este hombre se convierte en deriva. Vive, junto a los compañeros que se le van uniendo, en el aturdido presente de los supervivientes de una catástrofe, que solo pueden alimentar la estrategia de la propia fuga: continuar, avanzar, seguir adelante


Ficha del Libro

Título: Zumbido | Autor: Juan Sebastián Cárdenas | Editorial: 451 | Páginas:137 | PVP: 15,50
Share on Google Plus

About Pepe Rodríguez

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios :

Sandra dijo...

Suelo huírle a los textos en donde abundan esas descripciones innecesarias e intrascendentes que nos apartan de lo esencial de la obra.
Igualmente le daría una oportunidad de estar unos días en mi mesita de luz :)
Saludos