News
Loading...

¿Quién mató a Rosendo? - Rodolfo Walsh

¿Quién fue Rodolfo Walsh? ¿Un periodista? ¿Un escritor? ¿Un militante? ¿Un intelectual? ¿Un guerrillero? Sus escritos no son novelas, tampoco artículos de investigación, ni crónicas detalladas de tiempos convulsos: sus textos reflejan todo eso junto y algo más. Walsh no sólo hacía periodismo, aunque algunos busquen circunscribirlo a esa etiqueta: era también un notable escritor que supo aprovechar su técnica narrativa y transformar el concepto de la crónica de actualidad. (leer más)

En el ámbito académico del periodismo, se señala la obra de Truman Capote A sangre fría (1966) como la primera novela periodística, un género que sería explotado con gran aceptación comercial hasta nuestros días. Pero nada más lejos de la realidad: casi una década antes, Rodolfo Walsh inauguraba el género con Operación Masacre y mantendría esta línea en posteriores trabajos, como ¿Quién mató a Rosendo?, en la que nos centraremos con más detalle.
¿Quién mató a Rosendo? (1968) es su segundo trabajo de no ficción después de Operación masacre. Al igual que este último, fue publicado inicialmente por entregas en la prensa, en esta ocasión en el semanario de la CGT de los Argentinos, un grupo de gremios peronistas opositores a la dictadura. La novela reconstruye el enfrentamiento que tuvo lugar en el bar La Real de la localidad bonaerense de Avellaneda el 13 de mayo de 1966. En este se enfrentaron dos sectores rivales del gremialismo peronista y la reyerta se saldó con tres muertos: el dirigente de los obreros metalúrgicos Rosendo García, el “griego” Domingo Blajaquis y Juan Zalazar. Walsh narra los antecedentes de todos los participantes en el enfrentamiento alternando el transcurso de esos antecedentes con el de la contienda de la que tomaron parte, centrándose especialmente en dos figuras: la de Augusto Timoteo Vandor, principal referente del gremialismo argentino de la época e impulsor de un “peronismo sin Perón”, y la del comunista Domingo Blajaquis. Walsh no esconde sus simpatías, pero tampoco tergiversa los hechos: desmiente lo defendido en la investigación judicial y prueba que el grupo de Blajaquis no iba armado. Los disparos procedieron, por tanto, del sector de Vandor, y esta afirmación se apoya mediante testimonios de los supervivientes y actas judiciales. Walsh logra imponer la verdad denunciando la compra de testigos y la campaña de desprestigio de la prensa, que quiso hacer pasar a las víctimas por verdugos.
En ¿Quién mató a Rosendo?, Walsh, lejos de ser sólo un militante, es un autor comprometido con la veracidad, un testigo que no sólo reporta la historia sino que carga con ella, y se acaba convirtiendo en parte de la misma. Este compromiso acabaría por costarle caro: Rodolfo Walsh murió el 25 de marzo de 1977 en una emboscada, poco después de enviar a varias redacciones de periódico la “Carta abierta de un escritor a la Junta militar”, su última palabra pública.

Elisabeth Falomir

SINOPSIS

¿Quién mató a Rosendo? es una rigurosa investigación de un crimen atroz del periodista, escritor y guerrillero Rodolfo Walsh: un homenaje a la verdad.

Con prólogo de Isaac Rosa.

Cuando tres trabajadores mueren en un tiroteo entre facciones sindicales, un suceso que resume décadas de corrupción y violencia en Argentina, Rodolfo Walsh desenmascara las traiciones que fracturan el sindicalismo peronista; retrata a los implicados, con especial atención a las víctimas: esos sindicalistas de base que mantienen la lucha incluso cuando la disidencia significa cárcel, palizas, tortura y muerte.


Ficha del Libro

Título: ¿Quién mató a Rosendo? | Autor: Rodolfo Walsh | Editorial: 451 | Páginas:200 | PVP: 15,50
Share on Google Plus

About Pepe Rodríguez

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios :

ARIODANTE dijo...

Estupenda reseña, Elisabeth; además nos hablas de un autor que personalmente desconocía hasta ahora, y siempre es bueno ir abriendo puertas a literaturas ausentes de nuestras bibliotecas. ¡Enhorabuena y adelante!