News
Loading...

Perfume de hielo - Yoko Ogawa

¿Qué escritores japoneses son los preferidos en su propio país? La literatura japonesa encuentra en España un mercado sumamente dispuesto a acoger con agrado la mayor parte de su producción. Ya hemos comentado este fenómeno en nuestras páginas al tratar a autores como Murakami, Soseki, Tsutsui, Kawakami o Yasuoka. Incluso el último libro del peruano-sevillano Iwasaki invita a la reflexión con sus personajes japoneses españolizados. Ahora bien, ¿tienen algo en común nuestros gustos y preferencias sobre literatura japonesa y los gustos de los propios japoneses? (leer más)

Yoko Ogawa es de largo y a mucha distancia la pluma viva más popular del país nipón donde la mayoría la conoce y ha leído. Los demás, tengan premios aquí o no, obtienen su renombre en el extranjero pero no entre sus compatriotas.

El anterior libro publicado por Funambulista de Ogawa, La fórmula preferida del profesor, es seguramente el mejor libro de ella, y nosotros le otorgaremos el título de Mejor libro japonés de 2009 con total tranquilidad, avalados por la crítica y las ventas (dos millones) en Japón. Su mezcla de matemáticas, niños y perdida de memoria es una genialidad que seguimos recomendándoles. No obstante, hoy nos ocupamos de un libro anterior que ahora ha sido traducido al castellano y que también nos agrada bastante.

Perfume de hielo tiene el siguiente argumento según la contraportada:

“Tras el inesperado suicido de su novio, perfumista en Tokio, la joven periodista Ryoko cobra conciencia de lo poco que sabía de él. ¿Quién era Hiroyuki, el joven con el que vivía desde hacía un año? Pero, sobre todo, ¿por qué se suicidó al día siguiente de celebrar apasionadamente su primer año de vida en común? Para entenderlo, la periodista Ryoko decide realizar una investigación -gracias a los datos de la gente que conoció a su novio-, que se convertirá en un viaje al pasado de Hiroyuki, y que la llevará a Praga y a un misterio insondable relacionado tanto con el mundo de los olores como con el de las matemáticas. A través de múltiples hipótesis y búsquedas en los recuerdos propios y ajenos, Ryoko va explorando en la personalidad de Hiroyuki: una existencia llena de misterios, una realidad biográfica que era pura ilusión y una amenaza cuyo peligro sólo pudo entenderse demasiado tarde.”

Para contarnos esto Ogawa utiliza un vocabulario y una fraseología fáciles de seguir, de leer y de entender. Combina a la perfección un estilo lírico y adornado con la sencillez de las conversaciones cotidianas y las reflexiones tranquilas, las cuales utiliza el personaje de Ryoko para ir reconstruyendo la vida pasada de su novio. Se lee con dulzura aunque su trasfondo sea amargo. Los descubrimientos sobre Hiroyuki son preocupantes, pero su novia no se centra en la aparente traición de la doble vida de él, sino más bien en el hombre atormentado desde la niñez que ha intentado superar su ‘perfección’ solucionando los problemas ajenos y gestionándolos como propios. Todo está filtrado por el desapego emocional japonés, la aparente falta de implicación de los personajes en la trama, remarcada por el papel de la madre de Hiroyuki a la que sus emociones la señalan como trastornada cuando es el único personaje con sangre en la venas del relato.

Verdadero homenaje al desasosiego a la par que retrato pulcro de la idiosincrasia japonesa con su triángulo: perfección, lealtad y trabajo, Perfume de Hielo constituye un ejemplo mayúsculo de los gustos japoneses sobre su propia literatura. Conozcan a la mejor escritora japonesa viva y sufran suavemente con ella.

Pepe Rodríguez

Ficha del Libro

Título: Perfume de hielo |Autor: Yoko Ogawa | Traducción: Yoshiko Sugiyama | Editorial: Funambulista | Páginas: 320 | Precio : 16€
Share on Google Plus

About Pepe Rodríguez

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios :

Anónimo dijo...

No creo que sea una buena novela. Ni la forma ni el contenido aportan nada. La edición está llena de erratas.